Coronavirus: mi opinión sobre la situación actual y algunos consejos - LA ACTUALIDA7

Breaking

miércoles, 25 de marzo de 2020

Coronavirus: mi opinión sobre la situación actual y algunos consejos

Con alianza con la coorporación Vivir Al Maximo, Angel nos comenta como esta la situación desde España y que prevenciones debemos tener en cuenta para aplicarlo en Latinoamérica y prevenir mas contagio por el coronavirus.

Les dejaremos la información de nuestros aliados en este post:

En estas dos últimas semanas, el mundo entero se ha puesto patas arriba.

El coronavirus ha llegado a Europa y América, el número de muertos e infectados se ha disparado, y muchos países –entre ellos España– han cerrado fronteras y decretado el aislamiento obligatorio de todos sus ciudadanos.

Son tiempos difíciles.

Tiempos de dudas e incertidumbre.

Por eso, en este e-mail me gustaría compartir contigo mi opinión sobre la situación actual y algunas recomendaciones para afrontarla mejor.

Mi opinión sobre la situación actual

Soy de los que piensa que la situación que estamos viviendo en este momento es muy grave.

No porque el coronavirus sea súper letal, sino porque se propaga fácilmente y los casos más serios requieren hospitalización.

El número de plazas y de personal en los centros médicos es limitado, así que si el número de infectados sigue aumentando, el sistema sanitario colapsará.

Si eso ocurre, se disparará la tasa de mortalidad en pacientes con COVID-19, pero también morirá mucha gente con otras enfermedades porque no podrán ser tratados adecuadamente por falta de recursos.

Afortunadamente aún no hemos llegado a ese punto, pero estamos muy cerca ("la gente está muriendo sola y sin funeral", me decía ayer un amigo médico que vive en Madrid).

Por eso, pienso que es fundamental que todos sigamos la estrategia que se ha demostrado más efectiva hasta ahora para controlar el virus, que es el distanciamiento social combinado con medidas de higiene.

En caso de que quieras profundizar en el porqué de todo esto, te recomiendo que leas estos artículos de Tomas Pueyo, que lo explica muy bien:


Teniendo en cuenta lo que te acabo de contar, soy pesimista en el corto plazo.

Creo que el número de infectados en España seguirá aumentando (sobre todo cuando empiecen a hacer más tests), que el virus se propagará rápidamente en aquellos países donde no se lo tomen en serio, y que el encierro no terminará el día 12 de abril sino que se alargará bastante más.

También creo que una vez podamos salir de casa seguirá habiendo medidas parciales durante meses (aforo reducido en bares y restaurantes, eventos deportivos sin público, etc.), y que la recesión económica que se avecina será brutal.

Sin embargo, estoy convencido de que a largo plazo saldremos de esta.

Porque si algo nos está demostrando esta crisis, es que a la hora de la verdad la gente responde.

Es increíble ver a tantos médicos y enfermeros dejándose la vida en los hospitales (algunos literalmente) para cuidar a quien más lo necesita.

A policías, transportistas, cajeros y demás trabajadores poniendo en riesgo su salud para que los supermercados estén abastecidos y el resto de servicios básicos funcionen con normalidad.

A científicos e investigadores de todo el mundo colaborando contrarreloj para encontrar una vacuna y un tratamiento efectivo para el virus.

A grandes y pequeños empresarios donando material y poniendo sus recursos al servicio de la sociedad, y a personas anónimas cosiendo mascarillas, fabricando respiradores con sus impresoras 3D o simplemente haciendo la compra a sus vecinos.

En definitiva: ver a tantos seres humanos completamente volcados en ayudar a otros seres humanos.

Le pese a quien le pese, somos un gran país y superaremos esta situación.

No tengo ninguna duda.

Algunos consejos para afrontar la crisis

Antes de nada, decir que me considero un afortunado.

Gracias a dios estoy sano, mi familia está sana, y como mi negocio es 100% online mi rutina no ha cambiado demasiado.

Además, tengo suficiente dinero en el banco como para pagar el sueldo de mis trabajadores y el mío durante varios años, y eso me da mucha tranquilidad.

Por desgracia, es posible que tú no hayas tenido tanta suerte.

Quizá te ha pillado el virus a ti o a alguien cercano.

Quizá has perdido tu empleo o has tenido que cerrar tu negocio y despedir a varios empleados.

O quizá te estés volviendo loco encerrado en casa con varios niños pequeños.

Sea cual sea tu situación, lo primero que quiero hacer es mandarte muchos ánimos y mis mejores deseos.

Ojalá vaya todo bien, y salgamos de esta lo antes posible.

Dicho esto, me gustaría compartir contigo algunas recomendaciones para afrontar la crisis y el aislamiento de la mejor manera posible.

Como siempre, es sólo mi opinión personal, así que coge lo que te sirva y descarta lo que no.

1. Tómatelo en serio

En cualquier situación de crisis y de incertidumbre como esta, siempre es preferible sobreactuar que quedarse corto.

El motivo es sencillo:

  • Si sobreactúas, lo peor que puede pasar es que la gente piense que eres un paranoico
  • Si te quedas corto, lo peor que puede pasar es que te mueras

Por lo tanto, incluso si eres de los que cree que "el virus es sólo una gripe" o que "no es tan peligroso", es mejor que peques de precavido que de descuidado.

Eso significa quedarse en casa, salir a la calle lo menos posible (y a ser posible con mascarilla), y seguir todas las recomendaciones de higiene escrupulosamente.

O lo que es lo mismo: hacer todo lo posible para no contagiarte tú ni contagiar a los demás.

Piensa que en una situación como esta tus actos no sólo tienen consecuencias en tu salud, sino también en la de los demás, así que por favor, mucha responsabilidad.

En mi caso, estoy encerrado con mi novia en mi piso de Barcelona (aunque trabajamos en habitaciones diferentes para no acabar odiándonos).

Tenemos latas de conservas en la despensa, y una buena cantidad de carne y pescado en el congelador, y salimos a la calle una o dos veces por semana para comprar y tirar la basura, siempre con algo cubriéndonos la nariz y la boca para protegernos.

2. Mantén la calma

Aunque no puedas controlar lo que pasa con el virus ni con la economía, sí que puedes controlar cómo reaccionas ante esta situación.

Y en ese sentido, lo más importante es mantener la calma.

Por muy negro que lo veas todo ahora, recuerda que la crisis no durará para siempre, y que al mismo tiempo nadie sabe con certeza lo que pasará en el futuro próximo.

Así que evita tomar decisiones precipitadas desde el pánico de las que luego te puedas arrepentir.

Por ejemplo, si eres inversor, no vendas tus acciones sólo porque su precio haya bajado y creas que va a bajar más (tarde o temprano la bolsa se recuperará).

Y si tenías planes para el mes de septiembre, no los canceles y hagas otros diferentes tratando de predecir lo que va a pasar (nadie lo sabe).

Al final, si tienes que tomar decisiones, tómalas, pero siempre con la cabeza fría, pensando en las consecuencias futuras, y teniendo en cuenta los distintos escenarios que se pueden dar.

3. Cuídate

Para poder tomar buenas decisiones (y no volverte loco), necesitas que tu cuerpo y tu mente funcionen al 100%.

Por ese motivo, ahora más que nunca es importante que te cuides.

Mis recomendaciones en este sentido no son nada nuevo:

  • Intenta dormir 8 horas cada día
  • Lleva una dieta equilibrada
  • Haz ejercicio en casa (puedes seguir un programa tipo Desencadenado o hacer los entrenamientos que están publicando muchos gimnasios de Crossfit en sus redes sociales)
  • Si tienes terraza, sal un rato a que te dé el sol o, en su defecto, suplementa con vitamina D

Además de eso, habla frecuentemente con tu familia y amigos, no leas las noticias más de la cuenta, y sobre todo evita obsesionarte y darle vueltas en bucle a lo terrible que es la situación.

Piensa que cuidarte y no estar estresado también te servirá para fortalecer tu sistema inmunitario y que sea más difícil que pilles el virus, así que es algo que te conviene hacer sí o sí.

4. Prepárate para todos los escenarios

Como te he dicho antes, el futuro es incierto.

Nadie sabe qué pasará en los próximos meses.

Por eso, lo mejor que puedes hacer es tener un plan para los distintos escenarios que se pueden dar.

Por ejemplo, ¿qué vas a hacer si el aislamiento dura hasta mayo en vez de hasta abril?

¿Y si se extiende hasta junio o julio?

No deberías presuponer que vayan a darse ninguna de estas situaciones, pero sí que deberías estar preparado para ambas.

En mi caso, como me preocupa mucho mantenerme en forma y moverme estos días, he pedido una kettlebell y una barra de dominadas por Internet, y estoy pensando en comprarme una bici de spinning.

De esta manera, si finalmente se alarga la situación, tendré más y mejor material para entrenar.

Por el contrario, si todo acaba en abril (que ojalá sea así), siempre podré venderlo en Wallapop y en el peor de los casos perderé algo de dinero.

5. Convierte la crisis en una oportunidad

Las crisis como la que estamos pasando son duras porque ponen a prueba nuestra verdadera fortaleza.

Cuando las cosas van bien, el grado de exigencia es bajo y los errores no se penalizan tanto, y eso nos hace vivir en la ilusión de que estamos mejor de lo que estamos realmente.

Pero cuando llega una situación extrema como la que estamos viviendo ahora mismo, es cuando quedan al aire todas nuestras vergüenzas.

Como dice Warren Buffet: "sólo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo".

Es posible que el coronavirus te haya dejado con el culo al aire.

Que hayas descubierto por las malas que tu trabajo no era tan seguro como pensabas, que tu negocio no tenía una situación financiera tan sólida como creías, o que tu estrategia de inversión no era tan buena como indicaban tus resultados.

En cualquier caso, aunque ahora estés fastidiado, quiero decirte que lo que te ha pasado no tiene por qué ser negativo.

De hecho, puede que incluso sea un regalo.

Todo depende de cómo lo interpretes y de lo que decidas hacer al respecto:

  • Puedes verlo como un error, pasarte los días lamentándote por lo mal que estás y fustigarte por no haber sido más previsor (foco en el problema, en lo negativo)

  • O puedes verlo como una oportunidad, prometerte a ti mismo que nunca te volverá a ocurrir algo así y utilizarlo como motivación para crecer (foco en la solución, en lo positivo)

En mi caso, muchos de mis peores momentos han acabado convirtiéndose en mis aprendizajes más valiosos, como por ejemplo el día que perdí 5.000€ especulando en bolsa.

Esa experiencia, que fue un drama en su momento, fue lo que me animó a formarme en finanzas personales, y gracias a eso he llegado tan bien preparado a esta crisis desde el punto de vista económico.

Por eso, te animo a que pienses en qué puedes aprender de todo lo que está pasando, y qué vas a hacer de aquí en adelante para mejorar.

***

¡Eso es todo lo que quería contarte!

Ánimo con la situación y con el encierro, y ojalá tanto tú como los tuyos estéis bien.

Cuídate mucho, y si desde Vivir al Máximo podemos echarte una mano con algo, no dudes en escribir 😊

Un fuerte abrazo,
Ángel.-

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu participación alimenta la Actualida7, nunca dejes de hacerlo!